domingo, 5 de junio de 2011

Una mujer es a veces tan solo una letra.

Solo en una vida existieron dos brazos,
solo uno pudo morir,
escogió ser árbol mil veces empuñado,
huesos y carne sin sangre.

Una mujer es a veces tan solo una letra,
la noche se convierte en el cuerpo de las luces
y desde abajo es insultada,
la razón se convierte en los ojos que se marchan.

¿Somos raíz o extinción?
la muerte nos enamora
haciéndonos real el sueño de haber vivido,
las luces con llave no hacen bien,
mi dibujo importa más que las venas eternas,
las mesas encubren al sexo que espera.

Ya no hacemos besos,
la música, los lunares, el teatro,
la danza, la poesía y el viento,
ahora son los que nos hacen,
¡¡¡ahhhh!!! maldición,
estoy tranquilo,
viniste a verme,
¿quieres una letra o lo de siempre?
camina conmigo...

Te conozco,
eres montaña con velo,
eres mil veces verde,
me vences, no veo, no vuelvo,
vida y masaje vocal,
no voces y solo vos…,
y me atrevo a volar en lo que escuchas
y esto empieza a cambiar,
ya no me aferro,
y esto termina sin fábricas,
ya no hay barras alrededor de los sueños.

Una mujer es a veces tan solo una letra,
los bailes de afuera me miran con ojos de Cuenca
y con hambres de voces calladas
encogiendo la Tierra para poder conocernos,
cubramos las letras del 29 de este mes,
las manzanas de fuego y de selva,
moviendo todo para al final poder abrazarnos.

La ruta se calienta,
te encuentro en una noche que no está sobre ninguno,
Victoria o Verónica o Valeria o Vendetta o V,
una mujer es a veces tan solo una letra,
el único poeta que en realidad ha muerto,
ahhhh...
mmm...
fascinante,
excelente,
por supuesto,
sí…,
tal vez...,
si te vistes de verde
serás todo lo que quiero y siempre me acompaña,
el sueño es más huella que un respiro,
este día me convertí en la puta más violenta,
no tengo piernas,
las olas no llegaron conmigo pero me esperan,
esto es mío, mi lugar,
soy yo.

¿De dónde viene?,
¿locura o huella?,
caballos contra mi cuello,
sabor de la boca imposible,
infinita,
mordida de rosas,
caparazón con garras,
pedazos de alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Claustro,
mi más propia catástrofe,
mi más vacuo querer ser,
o no estar,
o estar sin ser ni lugar,
o querer sin estar,
o tener sin mar,
o amar sin color ni sueño...

Buenas noches...